TODAS LAS ESPECIALIDADES

Dudar, el inicio de nuestra libertad.

Dudar, el inicio de nuestra libertad.Es sumamente liberador dudar, dudar de cómo somos, de por qué somos quienes somos, de lo que hacemos y por qué lo hacemos… las dudas gatillan las ganas de descubrir, indagar sobre la naturaleza de nuestro ser, de lo que hacemos y el sentido de ello. Es tan simple y poderoso dudas, que quizás simples preguntas sean el viaje para la libertad.

La duda, cuestionar lo que nos han enseñado, lo que hemos aprendido y heredado… la maravilla de dudar, de comprender que el condicionamiento (lo histórico, heredado y aprendido) es tan fuerte, tan poderoso, que define lo que somos, lo que sentimos, pensamos, hacemos y entendemos todo lo que nos rodea.

Una simple pregunta puede abrir un flujo de reflexiones que nos lleven a cuestionar lo establecido: ¿por qué las cosas son como son?, ¿quién o quiénes han establecido que las cosas sean como son?, ¿para qué debemos seguir lo establecido?

Está bien, es comprensible, que existan reglas de buena convivencia, es evidente que sin ellas todo sería un caos, aunque incluso teniéndolas, igual podemos ver algo de anarquía en la sociedad. Entonces, ¿qué nos da el dudar?, libertad, una muy bien entendida libertad. No es hacer lo que queremos porque lo sentimos, eso es una errada manera de entender la libertad, una muy egoísta. No es eso, para nada, más bien es la capacidad de reconocer lo que realmente somos y a partir de ahí, definir lo que queremos ser y hacer. Y no me refiero al ser desde el punto de vista profesional o el ser como persona dentro de una sociedad, si no que desde una perspectiva más consciente y atenta.

Dudar, quizás sea lo que refleja más poderosamente nuestra libertad… libertad con compasión (amor) y respeto.

Los invito a dudar, ¡duden!… nadie puede quitarnos la libertad de dudar.

Gerardo Sepúlveda. Instructor de Coaching & Mindfulness.

Mas información sobre Coaching&Mindfulness Aquí.

Volver
comments powered by Disqus