Categorias Generales

7 Mitos Sobre Visitar un Psicólogo

7 Mitos Sobre Visitar un PsicólogoSi lo que dices conocer sobre la psicología viene de la televisión, o las películas, quizás tengas unas vagas nociones de lo que sucede en la oficina de un practicante de la psicología. Asegúrate de conocer la realidad antes de dejarte llevar por los mitos, de esta manera podrás beneficiarte de todas las herramientas que la psicología tiene para ofrecer. En conjunto con 2x3 te traemos una lista de los 7 mitos más famosos sobre las visitas al psicólogo.

1.- Sólo los locos van al psicólogo

Falso. Las personas buscan la ayuda de un psicólogo por una variedad de razones en su vida cotidiana. Algunas recurren a la psicología para el tratamiento de la depresión, la ansiedad o el abuso de sustancias. Pero otras personas requieren ayuda para hacer frente a las principales transiciones de la vida, o incluso para cambiar los comportamientos problemáticos: la pérdida de un trabajo, un divorcio o la muerte de un ser querido.
Sin embargo, un psicólogo puede ayudar mucho a orientar a aquellas personas que necesitan ayuda para administrar y equilibrar las demandas de la crianza de sus hijos, las responsabilidades laborales y familiares, para hacer frente a las enfermedades médicas, mejorar el desenvolvimiento social o manejar otros factores estresantes que pueden afectarnos a todos.
Cualquiera puede beneficiarse de la psicología para convertirse progresivamente en un mejor solucionador de problemas.

2.- Hablar con la familia o amigos es tan efectivo como ir al psicólogo

El apoyo de familiares y amigos en quienes puede confiar es importante cuando tienes dificultades. Ahora bien, un psicólogo puede ofrecer mucho más que sólo hablar con tus familiares y amigos. Los psicólogos tienen años de educación especializada, capacitación y experiencia que los hacen expertos en la comprensión y el tratamiento de problemas complejos. La investigación y la práctica demuestran que la psicología es efectiva y útil. Las técnicas que usa un psicólogo durante las terapias se desarrollan durante décadas de investigación y son más que "solo hablar y escuchar".

Además, puedes ser completamente sincero/a con tu psicólogo sin la preocupación de que alguien más sepa lo que reveló. Esta relación terapéutica se basa en la confidencialidad. (Hay algunas excepciones en las que un psicólogo tiene el deber de informar a los demás, como por ejemplo si amenazas con hacerte daño o hacérselo a otra persona. Pero eso es algo que el psicólogo aclarará de primera mano).
De hecho, las personas a menudo les dicen a sus psicólogos cosas que nunca revelarían a nadie más. Si por ejemplo tus dificultades han sido continuas, y sin ninguna mejora significativa, puede que sea la hora de buscar ayuda de un psicólogo capacitado.

3.- Puedes mejorar por tu cuenta si te esfuerzas por mantener una actitud positiva

Muchas personas han intentado resolver sus problemas por sí mismas durante semanas, meses o incluso años antes de comenzar a acudir a un psicólogo, casi todos tarde o temprano descubren que hacerlo a solas no es suficiente. Decidir comenzar la psicología no significa que hayas fallado, así como no significa que has fallado si no puedes reparar tu propio auto. Puede haber un componente biológico en algunos trastornos, como en la depresión o los ataques de pánico, que hacen que sea increíblemente difícil curarse a sí mismo. En realidad, tener el valor de buscar ayuda y admitir que se necesita es un signo de fortaleza en lugar de debilidad, y el primer paso para sentirse mejor.

4.- Los psicólogos solo te escuchan, ¿Por qué pagarle a alguien para que te escuche?

Un psicólogo a menudo comenzará el proceso de psicoterapia pidiéndote que describas el problema que te ha llevado a su oficina. Pero ese es solo el punto de partida de la sesión. También recopilará información relevante acerca de tus antecedentes, así como la historia de tus problemas y otras áreas importantes de tu vida, además de las formas en que has tratado de abordar tus inquietudes.

La psicoterapia suele ser un proceso interactivo y colaborativo basado en el diálogo y la participación activa del paciente en la resolución conjunta de problemas.

Tu psicólogo puede asignarte tareas para que puedas practicar nuevas habilidades entre sesiones o tareas de lectura para que puedas aprender más sobre un tema en particular. Juntos, tú y tu psicólogo identificarán problemas, establecerán metas y controlarán tu progreso.

5.- Un psicólogo sólo señalará a tus padres o tus experiencias de la infancia como causantes de todos tus problemas

Un componente de la psicología puede implicar la exploración de experiencias infantiles y eventos significativos que afectan tu vida. Relacionar información de tu entorno familiar puede ayudarte a ti y a tu psicólogo a comprender tus percepciones y sentimientos, las estrategias de afrontamiento actuales o ver los patrones en los que se desarrollaron. El objetivo de querer mirar hacia atrás es comprender mejor tu presente y hacer cambios positivos para el futuro.

Sin embargo, en algunos casos tu psicólogo elegirá enfocarse principalmente en el problema o crisis actual que te trajo al tratamiento y no profundizar en su pasado en absoluto. Aprenderás cómo incorporar técnicas y usar herramientas que te ayudarán a cambiar los pensamientos o conductas actuales que contribuyen a tu problema. Los psicólogos que usan un estilo ecléctico de psicoterapia sabrán cómo guiar la sesión para incluir descubrimientos sobre tu pasado con reflexiones sobre pensamientos o comportamientos problemáticos actuales.

6.- Necesitarás continuar las terapias por muchos años, o incluso durante el resto de tu vida

Todos se mueven a un ritmo diferente durante las terapias psicológicas: es un proceso muy individualizado. En un estudio, por ejemplo, la mitad de los pacientes en terapia mejoraron después de sólo ocho sesiones, mientras que el 75% había mejorado cerca de los seis meses. Es algo de lo que tú y tu psicólogo pueden hablar durante las reuniones iniciales al desarrollar un plan de tratamiento. El objetivo de tu psicólogo no es mantenerte como cliente para siempre, sino ayudarte para que funciones mejor por tu cuenta.

7.- Si usas tu seguro médico para pagar por estos servicios, tu empleador sabrá que estás visitando a un psicólogo

Falso. Recuerda que la psicoterapia está sujeta a las reglas de confidencialidad. Solo tú puedes divulgar tus registros de salud a un extraño.


Los únicos que conocen acerca de tus visitas al psicólogo eres tú, tu psicólogo y cualquier persona a quien le hayas dado la aprobación por escrito para que hable con tu psicólogo (como un médico o un familiar). Las estrictas reglas de confidencialidad a las que su psicólogo está obligado no son la única protección. En la mayoría de los estados, los registros de salud mental reciben un nivel aún mayor de protección que los registros médicos.

Volver
comments powered by Disqus