TODAS LAS ESPECIALIDADES

Estar al Servicio de Otros.

Estar al Servicio de Otros debe ser la expresión de amor más incondicional que pueda existir, ayudar sin esperar nada a cambio. La fuerza movilizadora, sin duda alguna, es el amor, que nos impulsa hacer lo que esté a nuestro alcance para aplacar el sufrimiento de otros y/o contribuir al bienestar de los que estén vulnerables.

Claro que, no es necesario hacer grandes cosas o ir a lugares donde es sabido que existen realidades que afectan negativamente la vida de las personas, podemos mirar a nuestro alrededor y seguramente encontraremos a alguien al cual podamos estar a su servicio.

El amor de una madre por su hijo, el cuidarlo y atenderlo, sin esperar nada cambio, es un acto de amor. El ayudar a nuestros familiares cuando lo necesitan, el acompañar a un amigo o amiga que esté mal, también es un acto que podemos definir como el estar al servicio de otros.  

Quizás lo que vuelve a estos actos una expresión de amor, sea el hecho de estar ahí, presentes, sin esperar nada a cambio, simplemente actuar a partir del amor.

Si tuviéramos que catalogar a este tipo de personas, podríamos decir que son conscientes de las necesidades del otro, empáticas, humildes, generosas, proactivas y, por lo general, no escatiman en esfuerzos para servir a otros, incluso si esto implica atentar contra su personal estado de bienestar.

Al estar al servicio de otros se pueden encontrar algunas dificultes. Quizás el tema más recurrente sea el tiempo, la falta de él, ya sea por temas laborales, familiares o de otra naturaleza. Eso sí, hay que distinguir que aquellos que tienen una profunda vocación de servicio, el tiempo no les significa impedimento alguno. Para los demás, una buena planificación y la voluntad para estar al servicio resultarán fundamentales, en caso contrario, no faltarán las excusas para no hacer lo que estemos sintiendo, porque al final, el no actuar a pesar de sentirlo en nuestro corazón, seguramente nos terminará afectado negativamente y todo por no movilizarnos.

Además, debemos considerar, que el estar al servicio de otros es uno de los caminos directos a nuestro ser interior, a todo aquello que nos permita conectarnos con nuestras más profundas creencias. No debe ser considerado una obligación, ni un elemento de mérito para alcanzar algún estado en particular, como si fuera una moneda de cambio. Debe ser una expresión de amor auténtica, una manifestación directa de lo que creamos y de lo que haya en nuestro interior, de esta manera seremos capaces de estar al servicio de otros a partir de todo nuestro ser.

Volver
comments powered by Disqus