TODAS LAS ESPECIALIDADES

La libertad de Ser y Hacer

Unas semanas antes de regresar de Japón, la segunda vez que estuve ahí estudiando, un gran Profesor que es considerado Sensei en filosofía Zen (título honorifico que se le otorga a una persona con un alto conocimiento y técnica en algún campo en Japón), me hizo ver algo muy interesante y que he aplicado hasta el día de hoy.

En una de las últimas visitas a su escuela, y sabiendo que yo me iba, me dijo: “ahora que regresas a tu país, deberás decidir tu actuación y a quiénes vas a interpretar. Acá eres y haces de estudiante, compañero y extranjero, ¿allá quién serás y qué harás?”

Ante su observación reflexioné intensamente los días previos a mi regreso, lo sigo haciendo y creo que nunca lo dejaré de hacer, ya que sus palabras abarcan aspectos que resultan fundamentales como persona: el ser y el hacer.

Nuestras más arraigadas necesidades nos induces una y otra vez a caracterizar un “ser” para “hacer”. Soy ingeniero para trabajar en ingeniería (normalmente), soy hijo para hacer en función de mi madre y padre. Es decir, según el momento y con quién estemos interpretamos un ser, que puede estar conformado por características compartidas por otras de nuestras caracterizaciones (las emociones pudieran ser transversal por ejemplo). Y lo hacemos normalmente con el afán de lograr algo. Con esto no estoy diciendo que seamos una especie de camaleón. Debemos siempre recordar que bajo ningún punto de vista somos seres rígidos, como todo en la vida, nosotros también somos impermanentes y dependientes, por lo que siempre estamos cambiando, siempre somos de acuerdo al entorno, de lo que sea que esté ocurriendo y de lo que sea que estemos haciendo, solos o acompañados. ¿No me reen?, reflexionen en como son y que hacen con las distintas personas con las cuales interactúan en el día y se darán cuenta que para cada una existe una versión de ustedes que hacen cosas muy distintas entre ellas.

Ahora bien, también resulta importante comprender que, en la mayoría de las veces, lo que somos y hacemos responde a nuestro pasado, historia familiar, genes, aspectos sociales y otros elementos que determinan los atributos de nuestras caracterizaciones de manera muy inconsciente. Por tanto, nuestro ser y hacer resulta totalmente condicionado, es decir, definido por todo aquello proveniente de nuestro pasado y que, insisto, nos hace ser y hacer de formas muy inconscientes.

Esto se traduce en que somos y hacemos desde el “piloto automático”, tratamos de ser un hijo, actuamos como tal, pero estamos imbuidos en otros asuntos que seguramente ocurrirán en el futuro y que traemos a la palestra en el ahora (en pensamiento y/o emociones), alejándonos totalmente de lo que esté ocurriendo en el presente, con todas las consecuencias que ello acarrea. Otro ejemplo, cuantas veces nos hemos visto en una actividad en el trabajo junto a un colega y al mismo tiempo estamos pensando en la reunión de mañana con el fulano de contabilidad, casi nada de lo que esté ocurriendo lo haremos de manera consciente, estamos físicamente con nuestro compañero o compañera, pero nuestra mente y emociones están en el mañana, en lo que va a ocurrir, por tanto, estamos en piloto automático en dos situaciones al mismo tiempo. Una que está pasando y otra que va pasar, agotador no? 

Ser alguien en un determinado momento, haciendo algo en particular pero estando en otro lugar a nivel metal y, algunas veces, emocional, seguramente nos impulsará a tener una actitud nada de atingente al momento y muy poco productiva, podríamos decir.

Y entonces ¿qué hacer? Ser y hacer en el aquí y el ahora, ser conscientes de quienes somos y de lo que estemos haciendo, nos permitirá desechar todo aquello que nos impida caracterizar el personaje que nosotros realmente queramos. Y esto no es nada místico o mágico, más bien es el poder que cada uno de nosotros tiene para Ser y Hacer en libertad y no desde el condicionamiento (nuestra historia, desde el pasado).

Ser atención y consciencia plena, para hacer en consecuencia, es el camino de la libertad y plenitud. No identificarse con los pensamientos y emociones que surgen en un determinado momento, toda vez que no sean atingentes a lo que está ocurriendo, es parte de lo que obtenemos al practicar la atención y consciencia plena.

Los invito a Ser y Hacer desde la libertar de cada Quien, desde lo que realmente queramos y sintamos.

Gerardo Sepúlveda, Coach e Instructor.

Coaching y Mindfulness.

Visita la especialidad de Coaching y Mindfulness AQUÍ.

Conocer más de Gerardo y sus publicaciones en Linkedin

Volver
comments powered by Disqus